El silencio de Ska-P se prolongó por cinco años y ahora están de vuelta con un álbum a su más puro estilo: críticas ásperas sobre una cama de punk, ska y reggae. Con el lanzamiento de Game Over, y su respectiva gira de presentación, los vallecanos siguen demostrando por qué son una de las bandas más longevas y exitosas del ska iberoamericano.